Supera tu ansiedad

La ansiedad es una aprehensión sin una causa aparente, es decir que no existe una amenaza inmediata a la seguridad o el bienestar de una persona, pero sin embargo la amenaza se siente como algo real. La ansiedad hace que la persona quiera escapar de una situación rápidamente, que sienta agresión o que se paralice. El corazón late con velocidad, el cuerpo puede que empiece a sudar y pronto la persona sentirá “mariposas” en el estómago. Sin embargo, un poco de ansiedad puede ayudar a las personas a mantenerse alerta y concentradas.

Cuando manifestamos este tipo de respuestas ante situaciones inofensivas pero que nuestro organismo percibe como amenazadoras estamos en un caso de respuesta de ansiedad no adaptativa, presente en los trastornos de ansiedad.

Ataque de Pánico o crisis de angustia

Los ataques de pánico son un Trastorno de Ansiedad. Una crisis de angustia, tiene tres componentes fundamentales:

  • Sentimiento de miedo y ansiedad extrema, en el que la persona puede a llegar a temer por su propia vida.
  • La máxima expresión de los síntomas se da durante los 10 primeros minutos, a partir de este momento empieza a decrecer la intensidad de la ansiedad, hasta desaparecer. Después del episodio aparece la sensación de agotamiento tanto físico como mental.
  • Suele aparecer de forma repentina, sin una causa aparente, aunque algunas veces si que se puede identificar un estímulo específico causante de la crisis.

Los ataques de pánico se caracterizan por tener temor a cierto desastre o miedo a perder el control. Los ataques de pánico se acompañan de una reacción física fuerte como palpitaciones en el corazón y una respiración superficial y acelerada. Pueden ocurrir en cualquier momento y muchas personas se preocupan por la posibilidad de tener otro ataque.

Las personas con trastorno de pánico tienen:

  • repentinos y repetidos ataques de miedo.
  • la sensación de estar fuera de control durante un ataque de pánico.
  • la sensación de que las cosas no son reales.
  • una preocupación intensa sobre cuándo ocurrirá el próximo ataque.
  • un temor a o una necesidad de evitar lugares donde anteriormente han ocurrido ataques de pánico.
  • síntomas físicos que incluyen:
    • latidos fuertes del corazón,
    • sudor,
    • debilidad, desmayos, o mareos,
    • sensación de acaloramiento o escalofríos,
    • hormigueo o adormecimiento en las manos,
    • dolor en el pecho,
    • sensación de náuseas o dolor de estómago.